lanzamiento cohete news space catalunya

¿ESTÁ CATALUÑA DESARROLLANDO SU PROPIA NASA?

Con el lanzamiento del nanosatélite “Enxaneta”, la Generalitat de Cataluña inicia su estrategia New Space. Este programa permitirá obtener datos desde el espacio para la monitorización del territorio e impulsar la economía a través de un innovador sector aeroespacial.

El pasado 22 de Marzo se puso en órbita el “Enxaneta”, el primer nanosatélite catalán lanzado dentro del programa Estrategia New Space de Cataluña desde Kazajistán. Este satélite, del tamaño de un tetrabrick, aportará datos para mejorar la lucha contra el cambio climático mediante la observación del territorio. Esto permitirá, entre otras cosas, monitorizar las reservas de agua, analizar los datos de cultivos y del suelo o prevenir y detectar incendios forestales. Con este lanzamiento, los medios hablan de la creación de una nueva NASA catalana pero, ¿esto es realmente así?

El pasado mes de Octubre la Generalitat de Cataluña aprobó la creación de la Agencia Espacial de Cataluña (AEC) como primer paso dentro del plan denominado «Estrategia New Space de Cataluña» u oficialmente anunciado como «Catalan New Space Strategy». El objetivo de esta estrategia es impulsar el sector aerospacial en la región, empezando por el lanzamiento de dos nanosatélites en la primera mitad del año 2021. Este programa durará cuatro años, hasta alcanzar una constelación de 6 satélites en órbita baja. El presupuesto será de 18 millones €, parcialmente financiados con fondos europeos.

“No tenemos ninguna pretensión de enviar ningún astronauta a la luna o a explorar el espacio exterior […] sobretodo pretendemos relanzar la economía”

Jordi Pugneró, Consejero de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalidad de Cataluña

De esta manera, la AEC, no sería una agencia espacial a imagen de la NASA o la ESA, puesto que no enviarán astronautas al espacio. La agencia actuará como vehículo para desarrollar una estrategia de impulso al sector espacial conocido como NewSpace, enfocada tanto al lanzamiento de los satélites como a desarrollar nuevos modelos de negocio en el sector.

¿Qué es el New Space?

El término New Space no es un concepto nuevo ni local. Se utiliza para referirse a una industria privada emergente, con vocación comercial (frente a los posicionamientos políticos o estratégicos de las grandes agencias espaciales), innovadora, y con capacidad para desarrollar tecnologías espaciales más rápido y a menor coste que los actores tradicionales.

El analista del sector Matthew Weinzierl, profesor de la Harvard Business School, lo definió en una entrevista a la revista OpenMind del BBVA, como un conjunto de start-ups dispuestas a “perturbar el sector espacial con nuevas tecnologías, enfoques de gestión y presión competitiva”. Sin embargo, el término New Space es un término controvertido, incluso dentro del propio sector. “La distinción no es realmente público versus privado, o ni siquiera joven versus establecido”, apunta. “Yo diría que las diferencias clave están en la mentalidad y el modelo de negocio”.

El sector aeroespacial como motor económico

  “Nuestro objetivo es convertir Cataluña en un país digital, no solo como consumidor sino también como productor de tecnologías digitales”

Jordi Puigneró, conseller de Políticas Digitales y Administración Pública

Un ecosistema potente e innovador

En Cataluña el sector aeroespacial aglutina más de 30 empresas emergentes, algunas líderes a escala mundial (OpenCosmos, Sateliot, Pangea o Zero2Infinity), 13 centres de innovación (algunos punteros como el IEEC  y UPC NanoSat Lab)  y una incubadora de negocios de la Agencia Espacial Europea (ESA BIC Barcelona).

Xavier Banqué, CEO de ROKUBUN, una de las start-ups que salieron de la incubadora de la ESA, define así el rol de este tipo de empresas en la estrategia New Space: “Rokubun es un actor de manual de la iniciativa New Space porque lo que estamos intentando es democratizar la navegación por satélite de precisión.  Entendiendo por democratizar ofrecer precisiones, que hasta hace poco se dirigían a un sector profesional, a un precio asumible para los sectores de masas. Lo que predica el New Space es acercar las tecnologías espaciales al usuario final. Y esto significa hacerlo más barato, más accesible y más fácil de usar.”

Una industria transversal como motor empresarial

Esta nueva industria permite, además, capacitar a otras industrias y aplicar su tecnología de forma transversal a otros sectores. Estos sectores, llamados verticales, utilizan datos espaciales y de posicionamiento para desarrollar y mejorar sus propios productos. Un ejemplo claro es el caso de los coches autónomos que utilizan los datos de navegación por satélite.

Se trata de un sector en alza muy prometedor. La Generalitat espera alcanzar unos objetivos de facturación de 280M€ y la creación de 1.200 puestos de trabajo en el año 2025 gracias a esta iniciativa.

La historia se repite (o no)

“Intentar desarrollar de nuevo un sector aeroespacial en Cataluña me parece acertado, sin embargo, habría que dotarlo de 10 veces más presupuesto para desarrollar proyectos de I+D”

Xavier Ferràs, profesor de ESADE.

Sin embargo, y pese al optimismo general, también han salido voces críticas que piden al Govern no repetir errores del pasado. Xavier Ferràs, profesor de ESADE, recuerda en la revista VIA Empresa cómo ya en 2010 se creó la asociación Barcelona Aeronáutica i del Espacio (BAiE), el llamado “cluster aeroespacial en Cataluña”. Desgraciadamente, con el paso de los años y los cambios de gobierno, la asociación fue perdiendo presupuesto hasta desaparecer.

Compartir

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *