emociones

DESCUBRIENDO LAS EMOCIONES

¿QUÉ FINALIDAD TIENEN NUESTRAS EMOCIONES?

El estudio de las emociones a lo largo de la historia ha sido abordado desde múltiples vertientes. Hoy en día, se sabe que son fundamentales para nuestra supervivencia y nuestras relaciones interpersonales, por lo tanto, es clave saber gestionarlos de forma valorable.

Actualmente, se sabe que nuestro cerebro funciona avanzando acontecimientos y se define como un órgano de conocimiento emocional. Además de que nuestra supervivencia y capacidad adaptativa al medio sigue estando regulada por estructuras primitivas emocionales, también nuestras creencias y suposiciones son de naturaleza emocional.

EMOCIONES Y SENTIMIENTOS

– LA EMOCIÓN –

La emoción nos hace dar valor a las cosas, por consiguiente, nos hace concentrar e invertir energía en aquello que nuestro cerebro considera relevante. Así pues, las emociones y los sentimientos establecen prioridades de pensamiento y, por tanto, van a ser un soporte fundamental para que podamos tomar nuestras decisiones. Podríamos decir, que las emociones son un proceso de evaluación mental que condiciona respuestas hacia cuerpo y mente.

– EL SENTIMIENTO –

Los sentimientos que se originan en las emociones no son más que el resultado de la percepción consciente en el cerebro de los cambios que experimentamos en el cuerpo. Luego, estos cambios son detectados por el cerebro gracias a ser transmitidos por vía neuronal a través de las terminaciones nerviosas que existen en nuestra piel, músculos, vasos sanguíneos, vísceras,… y que a través de la médula espinal son canalizados hacia el cerebro.

cerebro corazón
Cerebro y corazón de Marco Colín.

¿CÓMO TRABAJA EL CEREBRO?

LOS SENTIDOS

Para empezar, nuestro organismo no responde a la verdad, sino a nuestra interpretación individual de la verdad. Esto es así, porque nuestro cuerpo está limitado por los sentidos y por nuestro cerebro que interpreta la información que le llega del exterior. Por lo tanto, lo que percibimos de nuestro entorno no es la realidad, sino una pequeña parte de lo que pasa a nuestro alrededor. Tanto es así, que del 100% de la información objetiva que tenemos a nuestro alrededor solo percibimos un 0.01% de la información.

– PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD –

De esta manera, las personas no tenemos la capacidad de recordar aquello que vemos, oímos o sentimos, sino aquello que creemos ver, escuchar o sentir. Esto ocurre porque el recuerdo se forma desde nuestra interpretación de la realidad y no desde la realidad directamente. Por consiguiente, el origen de cualquier problema es olvidar que estamos viendo una imagen mental y no la realidad.

Como muestra de como percibimos la realidad tenemos a Jill Bolte Taylor, una neurocientífica que vivió en primera persona los efectos de un derrame cerebral en el hemisferio izquierdo de su cerebro.

hemisferios cerebro

“Permitió experimentarme como un ser de energía conectado a la energía del universo que me rodea.”

Jill Bolte Taylor

Aquí podrás encontrar más información sobre la situación del campo de la neurobiología en nuestro país.

CEREBRO PROGRAMADO

Así que gran parte de lo que sentimos viene dado de la manera que percibimos la realidad, de cómo hemos sido programados. Desde el momento que nacemos y a medida que vamos creciendo, estamos influenciados por una serie de factores como las tradiciones familiares, la cultura de nuestro país, la formación que recibimos, los prejuicios de la sociedad. Todo esto nos marca y hace que nos comportemos de una cierta manera al recibir estímulos del exterior. Es decir, que si los sucesos que nos van aconteciendo en la vida se adecuan al modelo que tenemos programado, estaremos tranquilos porque se ajustará a lo que ya esperábamos. Mientras que si lo que nos sucede se desvía de ese marco, nos provocará inestabilidad.

La cuestión es ser consciente de que un mismo suceso no provoca la misma respuesta en dos personas diferentes. Así que, eso quiere decir que lo que nos trastorna no es la realidad objetiva, sino la manera que tiene cada uno de percibirla. De modo que está en nuestras manos cambiar la percepción de la realidad para así cambiar la reacción. De esta manera dejaremos de echarle la culpa de lo que nos pasa a causas externas, cuando realmente la molestia viene de dentro y es de eso de lo que nos tenemos que ocupar.

COMUNICACIÓN INTRAPERSONAL

A modo de conclusión, tal y como apunta la Dra. Rosa Casafont, la comunicación más importante es la que establecemos con nosotros mismos:

  • Nuestra comunicación intrapersonal
  • Nuestra voz interior
  • Nuestro pensamiento

Nuestra voz interior será la que determine nuestra comunicación interpersonal. Debemos ocuparnos, centrados en nuestro presente, observando aquello que quiero y movilizarme para conseguirlo. Lo que pienso, siento y hago hoy, va a condicionar lo que sucederá mañana y lo que piense, sienta y haga mañana, va a condicionar mi pasado mañana, y así sucesivamente voy construyendo mi futuro.

“El pensamiento no solo se refleja en la comunicación, sino que la determina.”

Dra. Rosa Casafont

BIBLIOGRAFÍA

Casafont, R. (2012). Viaje a tu cerebro. El arte de transformar tu mente. Barcelona, España. Ed. B

De Mello, A. (1992). Una llamada al amor. Consciencia-Libertad-Felicidad. Santander, España. Ed. Sal Terrae

Del Rosario, D. (2019). El libro que tu cerebro no quiere leer. Cómo reeducar el cerebro para ser más feliz y vivir con plenitud. Madrid, España. Ed. Urano

Compartir

1 comentari para “DESCUBRIENDO LAS EMOCIONES

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *