El ostracismo de la ciencia (y la tecnología) en la LOMCE

El ostracismo de la ciencia (y la tecnología) en la LOMCE

Empecemos de forma optimista

El número de la semana pasada de Science (6 de marzo del 2015) venía repleto de noticias muy interesantes. Empezando por los artículos que conmemoran los 100 años de la Relatividad General (con mención especial al cómic-parallax que han preparado) y acabando por la descripción de la mandíbula descubierta el 2013 en Ledi-Geraru, Etiopía. Un número que se recordará durante mucho tiempo. Un canto semanal a los avances científicos.

Entre estos (y otros artículos) se publicaba un artículo titulado «Why so many U.S. biology teachers are ‘wishy-washy» en el que se presentan algunos datos alarmantes. Un 13% de los profesores de biología de secundaria defienden abiertamente la absurdidad del creacionismo; un 28% imparten una sólida base evolucionista. El 60% restante… se lava las manos. Una situación dramática que preocupa especialmente a la asociación que edita Science, la AAAS (American Association for the Advancement of Science).

El actual y futuro retroceso de la ciencia en España

No sé si existe una asociación equivalente en nuestro país, pero tendría motivos para constituirse y estar también preocupada. El «avance» de la ciencia va a sufrir un severo revés a raíz de los currículos de la LOMCE publicados en el BOE. Y, aunque podría, no me estoy refiriendo a los que ha dictado la conferencia episcopal (creo que todos conocemos, a estas alturas, algunas de las frases de dicho contenido). Me estoy refiriendo al real decreto aprobado el 26 de diciembre de 2014 (sin que nadie hubiera podido leer su texto definitivo, recordémoslo) y publicado el 3 de enero de 2014.

La ciencia en la ESO según la LOMCE

He tenido las agallas de leérmelo entero (gajes del oficio) y puedo afirmar sin rubor que es un texto bipolar. La introducción va por un lado (con una redacción zalamera, ligeramente moderna en algunos puntos), mientras que el texto legislativo, el que realmente sienta las bases de lo que vendrá, va por otro (indulgente, anticuado, soberbio y potenciador de la ya apolillada idea de las «dos culturas»).

Podría decir muchas, muchas cosas, pero me centraré en puntos generales y escandalosos. Vayamos por partes.

Declaración de intenciones: competencias

El punto 2 del artículo segundo, capítulo I se centra en las competencias del currículo. Nombra 7. El último párrafo destaca dos de estas competencias:

Se potenciará el desarrollo de las competencias Comunicación lingüística, Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.

Aclaremos: «Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología» es, a efectos de este decreto, una sola competencia.

Bien, hasta aquí parece que hay poco que objetar. Pero no os dejéis engañar. Hay mucho más.

Los «ciclos» y sus optativas

La LOMCE divide la ESO en dos ciclos: de primero a tercero es un ciclo de tres años; el último  año, cuarto, constituye para la LOMCE un ciclo por derecho propio.

Pues bien, desoyendo el propio punto 2 del artículo segundo del primer capítulo, la tecnología es optativa en los dos «ciclos» mientras que las asignaturas de ciencias son optativas en cuarto.

¿Entre qué opciones podemos escoger? Dependerá del itinerario escogido pues ya sabéis que en cuarto hay dos itinerarios bien diferenciados.

  • En «enseñanzas aplicadas» hay que elegir dos de las siguientes cuatro asignaturas:
    • Biología y Geología
    • Economía
    • Física y Química
    • Latín
  • En «enseñanzas aplicadas» hay que elegir dos de las siguientes tres asignaturas:
    • Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional
    • Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial
    • Tecnología

Es decir, tienes todas las facilidades del mundo para abandonar la educación científica en tercero de la ESO. Total, ¿qué te van a ofrecer las ciencias en cuarto? Pues, por ejemplo, evolución, genética, tectónica de placas, etc.

Biología y Geología

En este sentido conviene recordar lo que dice el decreto para Biología y Geología (el destacado es mío):

(…) en el cuarto curso de la ESO, se inicia al alumnado en las grandes teorías que han permitido el desarrollo más actual de la ciencia: la tectónica de placas, la teoría celular y la teoría de la evolución, para finalizar con el estudio de los ecosistemas (…)

El desarrollo más actual de la ciencia. Supongo que se refiere a los dos últimos siglos ya que  tanto la teoría celular como la de la evolución se postularon como tales en el siglo XIX aunque ya se habían defendido en siglos anteriores. Dos siglos como medida del «desarrollo actual» casa perfectamente con la imagen de «presente» que deben tener algunos (y algunas, no se me olvide) de las y los impulsores de esta ley.

Es curioso que la primera frase del currículo diga que esta asignatura

debe contribuir durante la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) a que el alumnado adquiera unos conocimientos y destrezas básicas que le permitan adquirir una cultura científica;

¿Si se da la opción de no escoger esta asignatura en cuarto se está dando la opción a no adquirir esta cultura científica? Creo que queda claro que la «cultura científica» es una cosa diferente a la «Cultura» en mayúsculas, la que corresponde a asignaturas troncales no elegibles.

Física y Química

Del currículo de Física y Química destacaré la primera frase:

La enseñanza de la Física y la Química juega un papel central en el desarrollo intelectual de los alumnos y las alumnas.

Dudo que la ley contemple que esta asignatura juegue un papel tan central cuando una gran parte de la población puede no escogerla en cuarto de la ESO.

La «reválida» y las ciencias

Hay más.

La LOMCE es una ley que ha suscitado muchas polémicas. Una de las que ha levantado más polvareda es la de la Evaluación final de Educación Secundaria Obligatoria (Artículo 21 del capítulo II). No entraré a discutir la conveniencia de las pruebas de evaluación «objetivas» o el tipo de educación que promueven, me centraré en el trato que dispensan a las «competencias básicas en ciencia y tecnología». Y para eso, nada mejor que volver a poner el texto del BOE (un monumento al cinismo si tenemos en cuenta las competencias que afirmaba querer potenciar):

Al finalizar el cuarto curso, los alumnos y alumnas realizarán una evaluación individualizada (…) en la que se comprobará el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias correspondientes en relación con las siguientes materias.

a) Todas las materias generales cursadas en el bloque de asignaturas troncales salvo Biología y Geología y Física y Química, de las que el alumno o alumna será evaluado si las escoge entre las materias de opción.

Tal y como lo veo yo, este texto puede leerse como: «si no quieres hacer ciencias, tranquilo/a, nunca te evaluaremos de ellas».

No sé si estas medidas ayudan a potencias las «competencias en ciencias y tecnología». ¿Cómo lo veis?

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*