El polen: el souvenir que nos revela de donde vienen los insectos

El polen: el souvenir que nos revela de donde vienen los insectos

La clave para descubrir las rutas migratorias de los insectos está en el ADN del polen que trasportan

Primavera, estas en el campo disfrutando de un magnifico día, cuando de pronto, algo empieza a hacerte cosquillas en la pantorrilla. En efecto, se trata de un insecto. Por lo general, cuando hablamos de insectos, una de las primeras preguntas que solemos hacernos es: ¿Pica? Pero ¿te has preguntado alguna vez de dónde vienen? Muchas veces olvidamos que juegan un papel clave como polinizadores. A pesar de su importancia, las rutas migratorias de los insectos son poco conocidas debido a las limitaciones técnicas para estudiarlas.

Investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE-CSIC-UPF), de la Academia Polaca de Ciencias y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), han desarrollado una nueva metodología que permite estudiar fácilmente los movimientos migratorios de los insectos.

El ADN del polen permite identificar la planta de la que procede como si fuera un código de barras

Como si de un código de barras se tratara, los investigadores han analizado una pequeña región del ADN del polen encontrado en los cuerpos de los insectos. Con esta información han podido identificar las especies de plantas a las que pertenece. Así, sabiendo las regiones en las que se encuentra cada planta, es posible deducir dónde ha estado el insecto y, por lo tanto, trazar su ruta migratoria. Los resultados obtenidos gracias a esta técnica denominada metabarcoding han sido publicados en la revista Molecular Ecology Resources.

Además, el estudio demuestra por primera vez que los insectos migrantes pueden contribuir a la polinización transcontinental. Según explica Roger Vila, uno de los autores del estudio, «es un fenómeno a tener en cuenta tanto en plantas silvestres como en cultivadas porque permite que se mezclen variedades de plantas que están muy distantes geográficamente».

La migración de los insectos contribuye a la polinización transcontinental permitiendo que se mezclen variedades de plantas muy distantes geográficamente

El objetivo del estudio era obtener información sobre los circuitos migratorios de la mariposa Vanessa cardui. Para ello, usando la técnica metabarcoding, se analizó el polen recogido de 47 ejemplares capturados en la costa mediterránea española durante la primavera. Posteriormente, se comprobó si las secuencias obtenidas pertenecían a plantas endémicas de África. En total se detectó polen de 157 especies de plantas, la mayoría de las cuales eran en efecto africanas y no se encuentran en Europa.

El polen transportado en los cuerpos de los insectos ya había sido utilizado con anterioridad como marcador en otros estudios. Sin embargo, en estos casos la identificación de los granos se realizó con la ayuda de diferentes microscopios. En consecuencia, para poder llevar a cabo una clasificación precisa es necesario tener un conocimiento muy elevado y se requiere de una gran inversión de tiempo.

Además, las técnicas utilizadas hasta el momento para estudiar las rutas migratorias presentan importantes inconvenientes. Por un lado, la telemetría permite únicamente el seguimiento de insectos grandes durante cortas distancias, puesto que el peso de los transmisores y la durabilidad de las baterías representan una gran limitación. Por otra parte, es posible realizar una captura de los ejemplares, marcarlos y posteriormente intentar recapturarlos. No obstante, la tasa de recaptura de los individuos es por lo general muy baja.

Ilustración: Nekane Terrades

En este sentido, la técnica metabarcoding representa una herramienta con un gran potencial para este tipo de estudios, la cual, además, consigue vencer algunas de las limitaciones asociadas a las metodologías usadas anteriormente. Tal y como apunta Gerard Talavera, co-primer autor del artículo, «Esperamos que esta técnica de estudio del ADN abra una nueva vía de investigación que, junto con las actuales, permita esclarecer qué insectos migran, cuando, y qué rutas siguen, porque todavía desconocemos el impacto de la migración de los insectos en los ecosistemas y en la transmisión de enfermedades» .

Quién sabe, quizás, con un poco de suerte, la próxima mariposa que se pose en tu pierna venga ni más ni menos que de África.

Nota: Artículo elaborado a partir de una nota de prensa de 2018 (NdP14).

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*