Innovación sin fórmulas desde el MIT

Innovación sin fórmulas desde el MIT

Luis2

 

Los problemas no se resuelven con las fórmulas que ya tenemos, el innovador debe encontrar nuevas soluciones.

Luis Pérez-Breva, MIT Innovation Teams.

 

Luis Perez-Breva (Barcelona, 1975) reside desde hace más de veinte años en EE.UU., desde donde dirige el proyecto Innovation Teams del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT).  Ingeniero químico de formación, ha trabajado como innovador y emprendedor en telecomunicaciones, seguridad, genética y sanidad. Actualmente, imparte un programa semestral del MIT al que acuden desde ingenieros hasta lingüistas con un objetivo claro: aprender a innovar. En 2017 publicó el libro Innovating: A Doer’s Manifesto (MIT Press).

 

¿Qué es innovar?

La innovación es un resultado, el final de un proceso. Al contrario de lo que se piensa muy a menudo, solamente cuando hayas terminado de hacer algo, y el resultado de tu trabajo haya cambiado la vida de muchas personas, entonces otros empezarán a hablar de innovación. Todo lo que hayas hecho hasta ese momento será otra cosa. Dicho de otro modo, innovar es solucionar un problema de la sociedad. Y esa solución puede ser desde un producto hasta una medida política.

¿Cómo se empieza a innovar?

Casi todos los libros hablan de historias donde la innovación comenzó como una idea disruptiva pero, si miramos las historias reales de éxito, casi ninguna sucedió de este modo. Dicho de otra manera, ninguna de las innovaciones que haya podido cambiar tu vida empezó como cuentan los libros, porque intentar innovar empezando por un idea no es el camino. Lo que hay que hacer para innovar de verdad es entender qué problema quieres resolver. En realidad es lo mismo que sucede en matemáticas o en otras disciplinas.

¿Qué es, por tanto, lo más difícil  a la hora de innnovar?

Adivinar el futuro. El ser humano no es tan bueno como creemos adivinando lo que va a suceder. En realidad, nuestra especie está hecha para trabajar con tangibles, con nuestras manos. Por tanto, esa capacidad de leer el futuro es lo que, muchas veces, hace más difícil el innovar. Porque todo el conocimiento que hemos adquirido como especie nos sirve para entender cosas que ya han sucedido, pero es más difícil aplicarlo a problemas que todavía no entendemos o conocemos.

Hablas muchas veces de habilidades en innovación…

Lo más importante es que las personas que quieran innovar se den cuenta de que sus conocimientos, por muchos que sean, siempre son insuficientes y transitorios. Es lo que yo llamo „conocimiento casi adecuado“. Dicho de otro modo, los innovadores tienen ques ser capaces de adaptar o expandir el conocimiento que poseen para resolver el problema al que se enfrentan. Los problemas no vienen diseñados para las fórmulas que ya tenemos, el innovador debe diseñar nuevas soluciones para los retos reales a los que nos enfrentamos.

¿Qué es lo más importante que podemos aprender de un experto en innovación?

Existe la percepción de que el experto es alguien que no se equivoca nunca, cuando la realidad es otra. Los expertos nos equivocamos constantemente y esto es importante también para la innovación. Esto, que algunos llaman el valor de fracasar, yo lo llamo aprender.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*