[Secretariat] Ciència a la radio, ciència més propera

[Secretariat] Ciència a la radio, ciència més propera

radio-1682531_960_720

El pasado viernes, Sergi Solà, profesor de radio y coordinador de periodismo de la Universidad de Vic, nos explicó algunos de los secretos detrás de la magia de la radio. Porque la radio, a pesar de ser uno de los medios vivos más antiguos, sigue emocionándonos como el primer día. La radio nos llega únicamente a través de uno de nuestros sentidos, pero consigue activar los otros cuatro de una forma que no está al alcance de la prensa, la tele, o internet.

La radio genera una situación comunicativa particular, porque genera al escuchante imágenes mentales a partir de la información que sólo llega a través del oído, sin ningún otro complemento. Por este motivo, un locutor de radio tiene que captar la atención del escuchante continuamente, ya que éste suele estar bastante ‘distraído’ en otras actividades. La radio aporta, además, otras cualidades que la hacen prácticamente insustituible: es inmediata, accesible y todavía tiene mucha credibilidad. Quizás sólo algunas redes sociales puedan llegar a hacerle sombra en el futuro.

Internet, lejos de acabar con la radio, la ha dotado de una nueva vida.

Internet, lejos de acabar con la radio, la ha dotado de una nueva vida. Por un lado, porque nos permite escuchar emisiones ‘lejanas’, imposibles de captar con un transistor, estemos donde estemos. Y por otro, porque gracias a los podcasts permite a los escuchantes consumir radio totalmente a la carta, en cualquier momento y en cualquier lugar. Se acabó el maldecir por dejar tu canción favorita a medias cuando bajas del coche.

La radio tiene cuatro elementos principales: la voz, la música, los efectos de sonido y el silencio. Una buena combinación de todos ellos es la clave para generar contenidos que enganchen al espectador y que consigan transmitir mensajes de manera efectiva. Si bien la voz es el alma de la radio, los silencios, como en la música, pueden dar muchísima expresividad y es necesario aprender a controlarlos y aprovecharlos. Ocurre lo mismo con la música de fondo y los efectos de sonido. Aunque puedan parecer elementos triviales, son fundamentales para redondear una emisión que,  siendo sólo voces y silencios, sería totalmente absurda.

Propiedades de la radio

  • Es un medio unisensorial, sólo llega a través del oído
  • Es un medio inmediato
  • Usa un lenguaje fugaz (las palabras se las llevan las ondas)
  • Es un medio unidireccional, aunque permite en ocasiones el diálogo con el público. El podcast puede incorporar también este diálogo con entrevistas pre-grabadas o interacción a través de las redes sociales
  • Es el gran medio de la imaginación, el escuchante ha de crear imágenes en su cabeza sin verlas
  • Aún así, es un medio muy cercano, la voz humana hace compañía

mic-3035236_960_720La actitud es clave cuando nos ponemos delante del micro. Además, hay que tener muchas ganas de comunicar y explicar a los oyentes lo que queremos contarles. Es interesante tener buen oído para captar algunos sonidos, y ser multitarea, hay que controlar muchas cosas más allá de tu propia voz. Es importante que tener en cuenta que cambiar de emisora es muy fácil, así que hemos de intentar captar al escuchante en todo momento.

La redacción del guión

Gran parte de lo que se dice en la radio está previamente escrito en un guión. El texto radiofónico ha de ser fácilmente comprensible, tiene que poder entenderse bien. El público no se documenta para el tema como un guionista, el público es muy heterogéneo y lo más normal es que no esté formado en el tema que tratamos. Hay que huir de tecnicismos, jerga, lenguaje complejo. El guión tiene que ser claro y sencillo, intentar no dar muchas vueltas e ir al grano rápido. Han de ser frases cortas, con estructura sencilla (sujeto, verbo, predicado…), claras y directas. Meter una idea por cada frase, para no aturullar al espectador. Y, además, tiene que ser todo lo más interesante posible.

Gran parte de lo que se dice en la radio está previamente escrito en un guión.

screenplay-2651055_960_720Hay que adecuar el guión a los diferentes estilos radiofónicos. Éstos dependen del target, de la hora de emisión… Marcan también  la estructura del programa y su ritmo (i.e. rápido por la mañana, lento por la noche), y por lo tanto también el tono del programa.

No obstante, y pese a que (casi) todo está escrito en un guión, también tiene que haber sitio para la improvisación. Siempre puede haber situaciones que requieran salirse un poco de lo que está escrito, y también hay que tener ‘tablas’ para poder controlarlas.

Los géneros radiofónicos

Los géneros radiofónicos son la forma, tratamiento, y estilo de organización de los temas y contenidos que se emiten. Hay tres grandes tipos: expositivos (noticias, informativos), expresivos (alguna de las partes da su opinión personal sobre el tema, como los editoriales o los comentarios), y apelativos (una entrevista o una tertulia, busca respuestas a preguntas o apelaciones). Los programas pueden ser únicamente de un tipo, o mezclar varios sin problemas. También se pueden clasificar los géneros por el número de gente que habla en el programa: monólogos (como las noticias), mixtos (varias voces ofrecen el contenido, como un reportaje o un documental), y diálogos (interpelación, entrevista).

El trabajo de la voz

Todas las voces valen para la radio.

Todas las voces valen para la radio, aunque algunas hay que trabajarlas más que otras. El mejor entrenamiento para la voz es la práctica, al principio es normal ponerse nervioso. Hay que tener una buena respiración (suele ayudar tener frases cortas para que no nos ahoguemos, sin caer en textos telegráficos), hay que vocalizar (decir todas las vocales) y articular (decir todas las consonantes) delante del micro.

microphone-1562354_960_720

La entonación también es clave, una locución monótona aburre. Las frases tienen que tener cadencias (frases enunciativas, acaban en un punto), anticadencias (las preguntas), y suspensiones (…). El ritmo es la velocidad que damos a la locución, hay que buscar un ritmo que no sea muy lento (aburre al oyente) ni muy rápido (se entiende fatal y contagia nerviosismo).

La voz humana, como todos los instrumentos musicales, tiene tres características fundamentales: el tono (grave o agudo), la intensidad o volumen (fuerte o débil), y el timbre (las vibraciones características de tus cuerdas vocales y aparato fonador que hacen que tu voz sea única). Las dos primeras (tono y volumen) son fáciles de modular. Modular el timbre es complicado, pero no imposible, tal y como demuestran prestigiosos imitadores como Carlos Latre.

La postura es muy importante para que la voz suene bien: hay que sentarse con la espalda recta, sin cruzar brazos ni piernas, y con la boca a un palmo del micro.

Realización y creación de radio

Es muy importante pensar y planificar todo antes de hacer un programa de radio. Incluso antes de escribir el guión, hay que tener muy claras muchas cosas:

  • a quién dirigimos el programa de radio (nuestro target)
  • qué queremos decir, cuál va a ser el tema que se tratará en el programa (esto, por supuesto, puede influir también en la duración y la frecuencia del programa y el contenido que seremos capaces de generar)
  • cómo quiere contarse el programa, qué colaboradores pueden ser interesantes, qué formato es más atractivo
  • hay que calcular el equipo disponible –físico y humano– para hacer el programa
  • todo lo anterior influye en el contenido que somos capaces de generar, y por lo tanto en la duración y la periodicidad del programa, que también hay que tener claras a priori
  • hay que estructurar el guión y hacer una escaleta
  • también es interesante buscar un formato de programa original.

No hay que olvidar que el centro de todo lo que se produce en la radio es el oyente, hay que enfocar todo lo que hacemos para él.

Música y aspectos técnicos

La música y los efectos sonoros en la radio son fundamentales, y el montaje adecuado. La denominada ‘cuadratura’ consiste en encajar los ritmos de la música (o los efectos) con el de la locución para que coincidan. Es importante tener en cuenta ciertos elementos musicales para no interrumpirlos, por ejemplo, cuando empezamos a locutar. Es complicado mezclar voces, por lo que suele desaconsejarse el uso de música cantada, siempre es preferible que la música de fondo sea únicamente instrumental.

audio-1839162_960_720

La música sirve también para separar y organizar contenido y tiene una función semántica (sintonía, cerrar, ráfagas, cortinas, golpes…).

A la hora de elaborar una escaleta, hay que conocer las siglas que indican la importancia de la música y los efectos sonoros en el montaje final. En radio, eso se clasifica en lo que se denomina planos sonoros:

  • primer plano (PP) – donde sólo puede sonar una cosa (por lo general, la voz del locutor)
  • segundo plano (2P) – la música y los efectos ‘de fondo’
  • tercer plano (3P) – puede usarse para algún tema de fondo más ‘lejano’
  • primerísimo primer plan (PPP) – es menos común, pero se utiliza a veces. Consiste en hablar susurrando, en voz muy baja, para llamar mucho la atención. Se usa sobre todo para recrear pensamientos, en recursos de ficción, y en publicidad.

Los sonidos pueden entrar y salir de los diferentes planos con crescendos (fades in) y decrescendos (fade out), así como con técnicas conocidas como salida y entrada encadenadas.


Como la teoría es muy bonita, pero es practicando como realmente se aprende, tras la clase nos dividimos en grupos y comenzamos la tarea que acompañará a este taller – la elaboración de, al menos, un episodio de un podcast. Yo que vosotros estaría atento a este blog por si van apareciendo nuestros experimentos radiofónicos… que seguro son interesantísimos.


* Todas las imágenes que ilustran este artículo se han obtenido de Pixabay y están bajo la licencia CC0 1.0 “Dedicación de dominio público”.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*