Recurso educativo: El relieve

Recurso educativo: El relieve

Introducción

Las unidades de relieve que observamos en la actualidad son el resultado de los procesos geológicos internos de nuestro planeta, modificadas y modeladas por los procesos geológicos externos.

Para comprender el relieve, es necesario, por una parte, integrar conocimientos sobre tectónica de placas, isostasia y flujo térmico terrestre. Y por otra, que los agentes externos, como el agua, el aire, las masas de hielo, los contrastes de presión y temperatura, los seres vivos y la especie humana, entre otros, son los responsables de su transformación. Como modeladores del relieve también se han incluido los movimientos de ladera, ya que su tratamiento se puede realizar desde un enfoque multidisciplinar, relacionando aspectos geográficos, biológicos, sociales, sociológicos, económicos o sanitarios.

El relieve y su transformación continua es el resultado de la interacción entre la geosfera (rocas), atmosfera (aire), hidrosfera (agua) y biosfera (vida).

Para ello se han preparado dos actividades:

  • Actividad 1. Observando el relieve terrestre
    (1h 30min de duración)
    Descripción: A partir de la observación de un mapa de relieve del Planeta se pretende que relacionen la distribución de éste y de sus características con el contexto geodinámico en el que se localizan.
  • Actividad 2. Esculpiendo el relive
    (30 minutos de duración)
    Descripción: A través del análisis de diferentes formas de relieve, analizar los procesos exógenos que han contribuido a su modelado actual.

Recurso dirigido a 4º de ESO

Conceptos previos a trabajar

  • Las rocas y el ciclo de las rocas: Los materiales de la tierra se modifican de forma continua.
  • Estructura de la Tierra y Tectónica de placas ( Tipos de límites).
  • Formas del relieve.
  • Tiempo geológico.

Materiales necesarios

  • Ordenador
  • Conexión a internet
  • Google Earth
  • Papel milimetrado
  • Regla
  • Lápices

Competencias básicas de las actividades propuestas

Uno de los criterios metodológicos básicos que se pretende en esta actividad es la necesidad de facilitar y de impulsar el trabajo autónomo del alumno y, simultáneamente, estimular sus capacidades para el trabajo en equipo. Se potenciarán además las técnicas de indagación e investigación y las aplicaciones y transferencias de lo aprendido a la vida real, en la que las Ciencias de la Tierra tienen un papel protagonista.

En relación a las competencias básicas la actividad está directamente relacionada con la competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico, ya que proporciona a los alumnos las herramientas  necesarias para comprender el medio que les rodea.

Otra competencia que se pretende alcanzar con esta actividad es la del tratamiento de la información y la competencia digital. El alumno adquirirá la capacidad para la búsqueda, obtención, procesamiento y comunicación de la información mediante el uso de las nuevas tecnologías, de manera autónoma, responsable y crítica.

La competencia matemática dotando al alumno de herramientas que le permitan producir, interpretar y expresar distintos tipos de información sobre aspectos cuantitativos y espaciales del mundo físico, así como resolver problemas de la vida cotidiana.

La competencia en comunicación lingüística, con la que los alumnos se familiarizarán con un lenguaje científico y el uso de formatos expresivos descriptivos.

INTRODUCIÓN TEÓRICA PARA LAS DOS ACTIVIDADES

El relieve y su transformación

La transformación continua del relieve es el resultado de la interacción entre la geosfera (rocas), atmosfera (aire), hidrosfera (agua) y biosfera (vida).

Las partes sólidas de nuestro planeta constituyen la geosfera. La atmosfera, la hidrosfera y la biosfera son los agentes externos capaces de transformar el relieve y lo hacen a través del aire, del agua, de los organismos y de la especie humana.

La atmósfera es la envoltura gaseosa que constituye la capa más externa y liviana de la Tierra. El aire es el nombre que recibe la mezcla de gases que la componen.

La hidrosfera está formada tanto por aguas superficiales (océanos, mares, lagos, ríos, glaciares, nieves, etc.) como subterráneas.

La biosfera está básicamente concentrada en  la superficie terrestre. La acción de los seres vivos, con su actividad, es capaz de construir o destruir partes de la geosfera.

Nota: La actividad humana influye en la transformación de la superficie terrestre y es capaz de imprimir una huella muy profunda en el relieve, el clima, el ciclo del agua, el suelo, o el ciclo del carbono o el nitrógeno, entre otros. Hooke y Wilkinson definen a la especie humana como un agente geológico más, cuya intensidad de denudación del relieve (debida a la agricultura y a movimientos de tierras) supera la de todos los otros procesos externos (Hooke, 2000; Wilkinson, 2005).

 

Fuente: https://www.ngdc.noaa.gov

¿Cómo actúan los procesos geológicos externos?

Las acciones más comunes que producen los agentes externos son la meteorización, la erosión, el transporte y la sedimentación.

La meteorización es la transformación que experimentan los materiales de la corteza cuando son sometidos a diferentes condiciones de temperaturas, presiones y quimismos de los que los  han originado.

La erosión es el conjunto de procesos exógenos a través de los cuales los materiales geológicos son eliminados y movilizados desde su posición original en la superficie terrestre a un lugar más alejado. La erosión comporta un transporte en el interior de un fluido (aire, agua, hielo) o un trabajo físico derivado de la acción antrópica del material previamente fragmentado o disuelto. Los productos transportados pueden ser desplazados en estado sólido, como fragmentos detríticos o en forma de iones, disueltos en agua. La erosión puede ser: fluvial, marina, kárstica, eólica, pluvial y subterránea.

La sedimentación es el proceso a través del cual las partículas de material sólido se acumulan formando depósitos sedimentarios.

 

Fuente: http://loschamossinfronteras.blogspot.com.es/2012/06/modelado-terrestre-el-modelado.html

Tipos de meteorización

  • La meteorización física, consiste en la disgregación de las rocas en fragmentos menores. La producen habitualmente los cambios de temperatura. Uno de los casos más habituales es la acción del hielo: el agua se introduce en las pequeñas grietas de las rocas, y al congelarse aumenta su tamaño, por lo que presiona a la roca, que llega a romperse en trozos pequeños. Así se forman los canchales en las laderas de las montañas. El mismo efecto se produce cuando las diferencias de temperaturas son muy grandes entre el día y la noche, ya que las dilataciones y contracciones continuas llegan a romper la roca. Ciclos de humedad y de deshidratación también producen meteorización.
  • La meteorización química, consiste en que se altera la naturaleza de las rocas y se transforman en sustancias diferentes. El principal agente es el agua.
    La oxidación consiste en la reacción del oxígeno disuelto en agua con las sustancias que forman las rocas. Se producen óxidos e hidróxidos, más blandos, menos compactos y más solubles que la roca original. Se aprecia sobre todo en rocas que contiene hierro, que toman un aspecto rojizo o amarillento.
    La carbonatación consiste en la acción del dióxido de carbono disuelto en agua sobre rocas formadas por carbonato de calcio. En el proceso se forma bicarbonato de calcio, que es soluble en agua, produciéndose la solubilización de la roca.
  • La meteorización biológica, la producen la acción de los seres vivos. Por ejemplo, las raíces de las plantas fracturan las rocas, disgregándolas, y los animales excavadores desmenuzan las rocas al construir sus madrigueras.

Factores condicionantes

La efectividad de los procesos externos depende de los factores condicionantes de los materiales. Los más destacados en la dinámica externa son: la litología, la estructura, el clima, la pendiente y el tiempo.

  • El tipo de material (litología) define la composición mineral, y también su dureza, compacidad, textura, porosidad, entre otras características.
  • La estructura geológica (las superficies de estratificación, el buzamiento de las capas, los pliegues, las fallas, las diaclasas,…) definen, por ejemplo, superficies de discontinuidad que facilitan la actuación de los agentes externos.
  • El clima determina la temperatura y el régimen o el tipo de precipitaciones.
  • La topografía (pendiente) condiciona la estabilidad de los materiales y define las zonas más predispuestas a desarrollar procesos de erosión o sedimentación.
  • El tiempo es un componente importante en la dinámica externa. La duración de los procesos es un factor muy determinante en la progresión de sus efectos.

Los riesgos naturales cómo agentes modeladores del relieve

De todos los riesgos, nos centraremos en los geológicos, y en particular en los movimientos de ladera, como procesos que modifican el relieve. Si nos centramos en los movimientos de ladera, podemos definirlos como partes de ésta que se desplazan vertiente abajo por efecto de la gravedad. A grandes rasgos los podríamos clasificar en deslizamientos, desprendimientos y flujos. Los materiales inestabilizados pueden ser tanto de roca como de formaciones no consolidadas.

Fuente: http://latierra0.wixsite.com/paisajesdelatierra/movimientos-de-ladera

 

Recursos educativos:

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*