Walter Sanseverino, CEO de Sequentia Biotech: “Medimos nuestro éxito no por cuánto ganamos, sino por cuánta innovación llevamos a la comunidad científica.”

Walter Sanseverino, CEO de Sequentia Biotech: “Medimos nuestro éxito no por cuánto ganamos, sino por cuánta innovación llevamos a la comunidad científica.”

Karel De Pourcq: Hablamos con Walter Sanseverino, Doctor en Genómica Vegetal por la Universidad de Nápoles Federico II, bioinformático, y CEO de Sequentia Biotech, empresa fundada en el 2013. Una empresa con presencia en el PCB (Parc Científic de Barcelona) y el CRAG (Centre de Recerca en Agrigenòmica), y que surge del conocimiento adquirido durante el doctorado y postdoctorado del Dr. Sanseverino y  de sus colaboradores. Con motivo de ello, Sequentia Biotech se ocupa fundamentalmente de cuestiones de genómica, epigenómica y transcriptómica, además de ciertos proyectos paralelos. Gracias, Walter, por acceder a esta entrevista.

Walter Sanseverino: Muchas gracias a ti.

K.D.P. Walter, ¿cómo explicarías a una persona de la calle lo que hace la empresa?

W.S. Bueno, cada ser vivo está compuesto de células. Visualiza que dentro de cada una de ellas hay ADN como para dar la vuelta a la tierra. Imagínate que tienes miles y millones de células en tu cuerpo. Esto es así tanto en plantas como en animales. Lo que nosotros hacemos es leer el ADN, que determina el carácter, el aspecto físico, la propensión a contraer enfermedades, etc. Con esta información podemos contribuir a mejorar la alimentación humana, la seguridad alimentaria, e incluso mejorar la vida de mascotas y animales en general; y en un futuro, la salud humana. Esto lo hacemos, en el ADN, mediante una técnica llamada secuenciación de nueva generación. Después, interpretamos los datos. Es por eso que uno de nuestros lemas es que traducimos los datos de secuenciación, a función.

K.D.P. Probablemente con este tipo de aplicaciones pueden contactaros empresas con peticiones que plantean dilemas éticos. Hablo, por ejemplo, de compañías aseguradoras. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

W.S. Absolutamente, las cuestiones éticas son muy importantes. En el genoma tenemos la información más preciosa de una persona. Hay que ser muy cuidadosos con dar esta información a organizaciones que puedan usar estos datos sin consentimiento. Hay muchos temas éticos alrededor de la secuenciación del genoma, y del llamado “personal genomics”, la genómica personalizada. Por un lado es muy útil, porque puede ayudarte a mejorar tu vida, la de tus hijos, o con estudios de epidemiología, la vida del ser humano en general. Pero hay que tener mucho cuidado con quién puede acceder a tus datos. No se puede permitir que cualquiera lo haga. Por eso nosotros trabajamos con diversas instituciones para impulsar una ley que proteja los datos de las personas. De hecho, en la UE, por el momento la sanidad pública no puede secuenciar el ADN de una persona, aunque se está desarrollando legislación al respecto. Hoy por hoy, para obtener un análisis de personal genomics, puede hacerse por vía privada, pero con la previa firma de un documento de consentimiento por un médico, que asegure que el paciente ha comprendido plenamente las implicaciones del análisis.

K.D.P. He podido ver en LinkedIn que trabajáis también con otros proyectos: TricoFarming y OpenScience. ¿Cuál es la conexión con la empresa?

W.S. La conexión es muy fuerte, muy poderosa, porque nosotros somos emprendedores sociales. Esto significa que buscamos tener un impacto, y que lo que ganamos con nuestra empresa tratamos de reinvertirlo e involucrarlo con nuestros otros proyectos personales. Medimos nuestro éxito no por cuánto ganamos, sino por cuánta innovación llevamos a la comunidad científica. Estos proyectos de Open Sciencie o Tricofarming son de hecho nuestros proyectos de I+D en los que lo que ganamos con nuestros servicios de análisis de datos, lo reinvertimos ellos, para poder obtener publicaciones científicas, y desarrollar lo que nosotros creemos es importante para la comunidad.

[Nota de transcripción: Open Science es un proyecto que pretende crear conocimientos y tecnologías en favor del desarrollo sostenible y para mejorar la salud humana; TricoFarming es un proyecto que pretende aprovechar la acumulación de subtancias con fines terapéuticos en los tricomas, pequeñas vellosidades presentes en plantas.]

K.D.P. ¿En qué momento te das cuenta de que quizás podrías emprender? ¿Te habías planteado hacerlo, con anterioridad?

W.S. Lo cierto es que yo hubiera querido emprender desde los 17-18 años, pero ser investigador científico me ha gustado muchísimo. Lo que he tenido muy claro, es que quería ser investigador científico para obtener mucho conocimiento, y que después me permitiese tener una buena idea. Pero tuve que esperar hasta los 30 años para tener una idea concreta. Antes de eso, intenté emprender de forma diferente: cultivos in vitro, biología molecular clásica, haciendo ya varios “business plan”… pero al final he tenido que esperar muchísimo tiempo para tener una idea con negocio de verdad. Y esto no ha llegado solo, sino que he estudiado mucho de biología, biotecnología, y sobre todo, y muy en profundidad, la genómica, que es lo que me ha gustado más.

K.D.P. ¿Hay alguno de esos proyectos anteriores que te gustaría destacar?

W.S. Bueno, hay un proyecto que me gustaba muchísimo, que empecé hace unos diez años con unos amigos, y hace pocos meses he descubierto que otra empresa ha empezado a hacer lo mismo. Se trataba de pequeños ecosistemas cerrados para enseñar a los niños qué son las redes ecológicas. Un pez, un hongo, y un alga, para luego cerrar ese sistema y mostrar a los niños que los organismos pueden estar en simbiosis y vivir sin nada más. Y ahora he visto que hay una empresa que vende esos productos.

K.D.P. Hace tiempo que pensabas en emprender. ¿Dirías que la situación de la investigación pública influyó en que te lanzaras?

W.S. Yo ya pensaba en emprender, pero ciertamente esto influyó muchísimo en mi decisión. Claramente, los científicos tienen una vida muy dura, y todavía no vivimos en un munto en el que la meritocracia sea el valor fundamental. Entonces, con la falta de dinero en la investigación pública, y las dificultades de los jóvenes para desarrollarar su propia carrera científica, pensé que si quería hacer lo que planeaba, ser un científico verdadero, necesitaba montar algo propio: mi empresa. Si hubiese seguido en la investigación pública a día de hoy tal vez aún estaría esperando el dinero para empezar el primer proyecto. Mientras que, en Sequentia Biotech, en cuatro años ya hemos participado de más de 150 proyectos de investigación. Esta es la diferencia.

K.D.P. Entonces, ¿estarías de acuerdo entonces con la frase “si quieres tener impacto sobre la sociedad, monta una empresa”?

W.S. Sin duda estoy de acuerdo. Si un emprendedor tiene como valor aportar innovación e impacto, puede hacerlo de forma mucho más poderosa, o al mismo nivel de eficiencia que desde la investigación pública.

K.D.P. Con la incertidumbre que hay a nivel internacional y sus posibles repercusiones, ¿dirías que es un buen momento para emprender?

W.S. Pienso que es un buen momento para emprender, porque pienso que el mundo siempre necesita gente que tenga el coraje y las ganas de cambiar las cosas. Pienso que no hay un momento malo para emprender; siempre se necesita de gente que tenga el coraje de saltar al vacío y tratar de hacer cosas nuevas. Y no quejarse de lo que no funciona. Para mí, el emprendedor es una persona que se da cuenta de que hay cosas que no funcionan y quiere hacer algo para cambiarlas; no espera a que alguien lo haga [por él].

K.D.P. Has dicho: saltar al vacío. ¿Prefieres saltar con red o sin red?

W.S. Claramente es importante tener una red. Y la red, en nuestro mundo, es el conocimiento. Esto te permite volver atrás, y rescatar tu carrera como científico, investigador, profesor. La red es la cultura. Si tú tienes cultura, puedes ir a cualquier lado.

K.D.P. Relacionado con el haber emprendido: has encontrado muchos problemas, imagino que algunos os los esperábais, pero otros no. Si alguien que no tiene “ni idea” de ello decide que quiere emprender, ¿qué le recomendarías?

W.S. Estoy de acuerdo en que hemos encontrado muchos problemas. No es cierto, en cambio, que la mayoría de los problemas los hubiésemos previsto. Nos hemos dado cuenta de que el mundo de la emprendeduría es totalmente diferente del mundo científico y de la universidad. Esto nos ha dado tres años muy difíciles porque hemos tenido que cambiar nuestro chip, y pensar de forma muy diferente. El consejo más importante que puedo dar es: no tener prisa, hacer un buen plan de negocio, pedir asesoramiento entre las diversas instituciones que existen, y tener un mentor que pueda asesorar en la ruta del emprendedor. Y es que una parte viene del carácter, pero también implica estudiar mucho, aprender mucho. Nosotros, por ejemplo, no habíamos planeado que necesitábamos un nivel muy alto de conocimiento empresarial para enfrentarnos al mercado.

K.D.P. Ya has dado argumentos para emprender, pero qué argumentos darías para no emprender, ¿qué rasgos denotarían no ser un buen candidato para emprender?

W.S. Una persona que no tiene una determinación muy fuerte en hacer las cosas. Todos los emprendedores tienen una pasión increíble por lo que hacen. De ese modo, si consideras que el emprendimiento es el juego más divertido de tu vida, emprende. Si lo ves como un lío, un peso, una lucha contra otras personas… déjalo, no eres la persona adecuada. Es un juego difícil, y más importante aún, cada día tienes que enfrentarte contra ti mismo y contra el mercado, entonces una pasión muy fuerte es lo que necesitas.

K.D.P. Sabiendo lo que sabes, y pasado lo que has pasado, volverías a emprender.

W.S. Sin duda. Desde el momento en que emprendo, mi vida es mucho más interesante y divertida que cuando era investigador. Mucha gente piensa que se trata sólo de dinero, o aburrirse en reuniones de directivos, etc. Pero al final emprender quiere decir construir. Entonces, si lo haces bien, puedes hacer un trabajo de investigación a un nivel muy alto.

K.D.P. En breve es el congreso de emprendedores de Barcelona, ¿tenéis previsto estar presentes? ¿Qué esperáis obtener de ello?

W.S. Sí; digamos que en el mundo de los emprendedores todos se conocen. Y es muy importante conocerse, y trabajar juntos. No puedes hacer las cosas solo, estar en el congreso significa estar con tus colegas, hablar de los problemas del día a día, compartir experiencias, opiniones, y también es desarrollar, planear aspectos juntos, y planear el futuro con gente que hace tu mismo trabajo. Aquí en Barcelona se hace mucho. Nos conocemos todos y llevamos a cabo proyectos [conjuntos] con frecuencia.

K.D.P. A nivel científico, ¿has descubierto cosas que no te esperabas descubrir?

W.S. En los últimos 3-4 años, he descubierto muchas más cosas que en toda mi carrera. Como decía antes, hemos participado de más de 150 proyectos con investigadores, hospitales, universidades, y centros de investigación. Hemos trabajado desde… con lagartijas que cambian de color, pasando por enfermedades humanas, plantas que tienen una floración muy particular, hasta microorganismos diminutos que tienen unas características increíbles. A nivel científico he descubierto muchísimas cosas, todas muy interesantes, y todo lo que descubrimos, además, también lo publicamos. En este tiempo hemos publicado unos 18 artículos científicos, pasando por Nature Genetics a otras revistas de impacto.

K.D.P. Esto rompe la preconcepción que hay acerca de que el entrar en empresa puede romper el flujo de publicaciones de un investigador.

W.S. Efectivamente, esta es una situación que [para nosotros] no existe, ahora publicamos mucho más que antes, al tener muchas más colaboraciones. Cuando eres científico de carrera clásica, puedes estar en uno, dos, tres proyectos; cuando tienes tu empresa con 10-15 colaboradores, puedes participar de 10, 20, 30 proyectos. Y esto aumenta de forma exponencial.

K.D.P. Has dado una pincelada sobre ello. Consideras que el emprender te ha hecho cambiar de chip, sí, ¿pero también te ha hecho cambiar como persona?

W.S. Me ha hecho cambiar mucho como persona. Cuando te haces emprendedor tienes mucha más responsabilidad. Al montar Sequentia, pasé de tener que ocuparme sólo de mi vida a tener más de 15 colaboradores a los que hay que pagar cada mes. Así que tengo que trabajar mucho y bien para poder pagarles. Es mucha más responsabilidad, muy fuerte, lo cual genera estrés. Hay que sacar nuevos proyectos, asegurarse de cobrarlos, etc. Pero pasado un tiempo te cambia como persona al darte cuenta de lo que de verdad es importante. Te hace, quizás, una persona más dura porque necesitas aprovechar el tiempo y los recursos, pero te hace también una persona más limpia, porque tu relación es más de confianza, porque tienes que hablar muy claramente. La responsabilidad es la que genera todo esto.

K.D.P. ¿Estáis desarrollando nuevas herramientas, con las cuales tengáis grandes expectativas?

W.S. Tenemos varias herramientas. Por ejemplo, tenemos una versión beta de una herramienta para analizar datos directamente desde “la nube” (cloud computing). Ganamos el premio de la UE como idea disruptiva, en el marco del “Horizon 2020″. Lo que queremos en los próximos años es democratizar el mundo de la información genómica, para que todo el mundo pueda acceder a esta información de forma barata y sencilla. Estamos trabajando en herramientas para que personas sin conocimientos de bioinformática o análisis de datos puedan trabajar y obtener conocimiento fácilmente. Pensamos que este nuevo producto, que ya está en el mercado, puede incrementar muchísimo el impacto que los datos genómicos tienen en la sociedad. De forma más rápida, barata, sencilla, y con impacto.

K.D.P. Finalmente, ¿qué es lo que te gustaría que te preguntase? ¿Y qué te gustaría responder?

W.S. Me gustaría que me preguntaras cuánta innovación hemos creado en estos años, porque cuando nos entrevistan desde el mundo empresarial lo único que quieren saber es cuánto ganamos, si somos una empresa sólida, cuántos empleados tenemos, y si somos una empresa de éxito desde el punto de vista económico. Nadie pregunta cuánta innovación o información científica hemos llevado a la comunidad. Y, bueno, ya te he contestado, pero te puedo decir que nuestro principal valor no es cuánto ganamos, sino cuánta innovación e impacto llevamos a la sociedad. Y estamos muy orgullosos de lo que hacemos. No hay fines de semana en que no trabajemos, somos un equipo muy unido y tenemos muy buena conexión. Pienso que hacemos cosas muy importantes que mejorarán la vida de las personas, e incrementarán ampliamente el alcance e impacto de la investigación [en el campo de las ciencias de la salud y de la vida].

K.D.P. Walter Sanseverino, muchísimas gracias de nuevo por tu amabilidad.

W.S. Gracias a ti, un placer.

COMMENTS (1)

  1. Pingback: Entrevista con Walter Sanseverino, CEO de Sequentia Biotech - Curs d'Especialització en Comunicació Científica

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*